Imagina que quieres aprender a tocar la guitarra. Preguntas en tu entorno por referencias y te sugieren un profesor que, a pesar de tener a sus espaldas muchísimas horas de formación y conocer al dedillo los repertorios de todos los grandes guitarristas del mundo, jamás ha tocado un solo acorde en la guitarra. No ha experimentado el dolor de los primeros días en las yemas de los dedos tras horas de práctica pulsando las cuerdas, ni ha notado la vibración que se desprende del instrumento con cada rasgueo.

¿Hasta qué punto alguien ajeno a estas experiencias puede ayudarte a ti a aprender eso que necesitas aprender?

Del mismo modo, en Instituto ACT nos preguntamos hasta qué punto puede un terapeuta contextual alcanzar la excelencia sin haberse abierto antes a experimentar en sus carnes la aceptación y flexibilidad que aspira a cultivar en sus pacientes. Por ello, el tercer hito que te proponemos atravesar durante el MASTER EN TERAPIAS CONTEXTUALES será el de que transites el camino que vas a proponerle a tus pacientes transitar. Estaremos a tu lado, acompañándote y entrenándote para que aprendas a notar lo que se nota cuando uno recorre el camino que ha elegido para sí mismo.

¿Quieres saber más sobre esta parte del entrenamiento? Sigue leyendo aquí.

O mira este video: